viernes, marzo 25, 2011

Hogar

creo que podría inventarme un nuevo concepto de hogar.
no quiero arriesgarme mucho, porque sé que no me pertenece. y probablemente eso va a ser usado en mi contra. por otra parte, quiero entregarle todo mi amor y dedicación a este espacio, para que sea un "nosotros". ¿puede ser?.
me gusta mi vida y todo lo que la conlleva. extraño mi conce, pero podría acostumbrarme a esto...
tengo TANTO que hacer
1.terminar mi informe de amdinistración
2. ordenar depa
3. decorar depa (subdivídase en pequeños grupos de vagar mil hogar para encontrar cosas B.ByB)
4. trabajar
5. girl things xD
6. hacer actividades no p. para la u...
7. ir al gimnasio del depa..
8. en fin. y mil cosas mas...

no se si estoi feliz, con sentimiento de nada, o preocupada y triste...

martes, marzo 15, 2011

santiago en 100 palabras

Frente a la moneda un señor ambiguo detuvo el paso y se agachó, -¿Esto es suyo? – me dijo - No - exclamé. Dejó entrever un fardo de billetes sobre el cual yacía un papel que decía: “$480.000 Mercadería”. – Repartámoslo. – musitó, yo me negué. Mareada por el calor recibí el fardo, para asegurarse pidió mi celular a cambio y dijo que volvía de inmediato para repartir el botín. Perpleja entregué mi celular y recibí el paquete. –Mi nombre es Luis – besó mi mejilla y se perdió entre la multitud. No volvió y me quedé con cuatro trozos de cartón cuidadosamente envuelto

jueves, marzo 10, 2011

Síndrome de los recuerdos, again.

Cuando pienso en porqué me largué de concepción siento que estaba exagerando, pero luego me doy cuenta que la soledad hace ver todo lo que tenías antes muchísimo mejor, lo que no quiere decir que así sea. Me cuesta tomar el peso de ser adulta, que mis decisiones tengan un peso trascendente. Aunque es sencillo de ver. Todo comenzó cuando cumplí los 18 y decidí tener al fin un trabajo remunerado. Probablemente es ahí donde hay un antes y despues. Con los cambios de trabajos y el paso del tiempo, he ido madurando considerablemente lo que yo creí que ya estaba pasado. La verdad es que las personas nunca dejan de crecer y aunque a veces me complica, creo que convierte todo en algo más enriquecedor.

Actualmente mirar al rededor y verme sola en una ciudad mecánica y que tienes que avanzar con ella o sino te arrastra la corriente, me ha hecho sentir la sensación hostigosa de que TENGO que vivir, aunque no quiera, eso hiere, porque se me hace tremendamente difícil no desear detenerme un día y respirar, llorar, encerrarme, no ver a nadie, no aguantar caras, corazones, actitudes, reprimendas y todo lo que conlleva ser una novata en absolutamente todo.

Eso es parte de una rebeldía ambigua, el odiar que constantemene me corrijan; ya sea donde vivo, donde trabajo o donde estudio. Ninguna de esas partes es familiar ni conocida para mi; no conócía a nadie ni mucho menos sus sistemas, lo que me lleva a recordar una clase de TIC'S para la empresa. Probablemente estoy frente a un paradigma. ¿qué es un paradigma? una completa constelación de creencias, valores y técnicas, etc. compartidas por los miembros de una determinada comunidad" y no es fácil imponer mi modelo de vida, totalmente ageno. Eso puedo verlo dentro de la barra en la que trabajo, en la forma de tomar la locomoción, en la forma de vivir de la Marcela, en el tedioso sistema blackboard de la universidad, en fin.

A veces me pongo los audífonos, las gafas, prendo un cigarro y me dispongo a caminar sin rumbo... observo a todas esas personas viviendo, soportando, aguantando y peor aun... recuerdo un rallado de un mural de hace un par de semanas en una calle cercana a donde estoy viviendo "tenemos un trabajo que odiamos, para comprar porquerías que no necesitamos", pero no puedo ser tan ingrata con la recepción que me ha dado la ciudad, ya que, de una u otra forma, todas las situaciones se han acomodado para que tenga una carrera segura para estudiar, un trabajo estable, un techo, y aunque lamentablemente ninguna de las cosas que elegí me gusta (ni donde vivo, ni donde trabajo ni donde estudio) es lo que, valga la redundancia, yo misma elegí. Por lo tanto no vale la pena jactarse ni criticar el paradigma dentro del que estoy inmersa.

La soledad se transforma en un abismo cada vez más grande y molesto, en vez de conocer gente, la desconosco más. Vale decir, cuando tengo la posibilidad de hacer lazos, yo los repelo o ellos repelen de mi Así que sin duda alguna por el momento no tengo la chance de verme inmersa en el mundo social. Amo a una persona y esta me ama, ella hace llevaderos todos los días que muchas veces se hacen eternos. Lamentablemente no todo lo que amamos o nos divierte o nos asegura nos hace necesariamente bien, asi que, ahí estoy ante otro conflicto.

De cualquier forma ya no me preocupa mayormente lo que me pase. Las cosas simplemente tienen que seguir, Y aunque quisiera salir de la u y llegar a casa, abrazar a mi madre y estudiar en la noche, sé que no lo haría y que ahora tomé la mejor elección; autopresionarme.

Escribiría muchas cosas, pero por lo pronto necesitaba sacarme esa angustiosa sensación de vacío.